Criptomonedas

Qué son las criptomonedas

Actualmente si una persona dice que no sabe que es el Bitcoin o que es una criptomoneda, se puede decir que vive encerrado en una cueva en el bosque. Pero bien, quizás se habla mucho del tema, sin embargo muy pocos pueden decir con certeza que conocen la definición exacta de criptomoneda.

Y es que ni siquiera la Real Academia Española de la Lengua ha aceptado alguna definición de criptomoneda hasta el momento. De hecho, solo en el idioma Ingles existe una definición que otorga el diccionario de la universidad de Oxford. La traducción reza que una criptomoneda es “una moneda digital que utiliza técnicas de cifrado para estructurar, mediante reglas definidas, la generación de unidades de monedas y para verificar las transacciones de manera independiente a cualquier banco”.

Y es que, hablando con la verdad, las criptomonedas son monedas digitales independientes a cualquier banco o ente gubernamental. Su valor viene dado por la confianza que pueda tener el entorno en ella.
Pitágoras el primer “minero” de criptomonedas

Como ya hemos hablado, las criptomonedas no tienen respaldo de gobierno o banco alguno. Entonces ¿Cómo se producen? Aquí es donde el gran matemático Pitágoras estaría muy orgulloso echando en cara a todo aquel que dijo en el colegio “¿y esto para que me servirá en la vida real?”. Y es que, el único respaldo real que tienen las criptomonedas es en las matemáticas.

En teoría, las criptomonedas se basan en una red de distribución permitiendo el pago P2P (Peer to Peer), o pago entre pares. Este es un sistema que verifica las transacciones financieras sin que intervenga un tercero que fiscalice las mismas.

¿Pero qué tan seguro puede ser este sistema?

Pues bastante, al parecer, ya que se utilizan algoritmos matemáticos muy complejos que van a ser decodificados por computadoras muy potentes. Además, cada transacción queda firmada públicamente en un registro contable llamado Blockchain, o cadena de bloques. De esta manera se asegura que cada transacción realizada sea real y legítima, y se evita la posibilidad de fraude.

El proceso en el cual se crean las criptomoneda es conocido como minería, y los involucrados en la red P2P antes mencionada, se conocen como mineros. Los mineros son las personas que se involucran en el proceso, valiéndose de equipos de computadoras muy potentes, especiales para el mismo. Cada minero obtiene para sí mismo un pago como recompensa por participar, y el pago es dado en la criptomoneda en la cual está minando.

Cadena de bloques, no de eslabones

Un Blockchain o cadena de bloques, es una base de datos en la cual se registran permanentemente transacciones, sin la posibilidad de que una vez escrito un valor el mismo se pueda manipular. Esta red es mantenida por todos los equipos de computadora que participan en el proceso de minería de la criptomoneda, y cada transacción se valida simultáneamente para evitar cualquier error. La base de datos es de dominio público, y en ella se registran cada transacción y cada valor de token de criptomoneda creado.

Un Token en el contexto de las criptomonedas corresponde a una cadena de valores alfanuméricos que pueden ser privados o públicos, y que representan un registro en la base de datos de la Blockchain.

Las criptomonedas más importantes son de código abierto. Este punto es muy importante, debido a que de esta forma, los usuarios de la misma pueden estar confiados en que el creador de la criptomoneda no cambiara el código para su propio beneficio.

Criptomonedas, de gustos y colores…

Corre el año 2009, y alguien bajo el seudónimo de Satoshi Nakamoto, hace público el Bitcoin. Esta sería la primera criptomoneda como tal, totalmente descentralizada e independiente de banco central alguno, que utilizó la Blockchain como sistema de procesamiento.

Al día de hoy en el 2019, existen cientos de criptomonedas basadas en la pionera Bitcoin, y que con ciertas variaciones, incorporan mayor o menor cantidad de aspectos similares. Por lo tanto se puede decir que en cuanto a criptomonedas se refiere tenemos a Bitcoin, y las otras. Y entre las otras podemos encontrar las Altcoins, Metacoins y Appcoins.

Las Altcoins con criptomonedas que se bifurcan desde Bitcoin, y que utilizan su propia cadena de Bloques y su propia red P2P. También pueden utilizar un algoritmo de minería diferente al de Bitcoin. Las altcoins más conocidas son Ethereum, Ripple, Litecoin, Dash, Dogecoin, Monero. Así mismo, existen numerosos debates sobre si la última bifurcación de Bitcoin, El Bitcoin Cash debe ser considerada como una altcoins.

Las Metacoins por su parte, son implementaciones de criptomoneda que utilizando la cadena de bloques de Bitcoin, codifican sus propios metadatos con nuevos procesos en las transacciones. Es decir, que principalmente comparten la Blockchain que utiliza Bitcoin, añadiendo nuevas capas en el protocolo implementado en la misma cadena de bloques.

Esto se hace creando una moneda dentro de Bitcoin, o por medio de una superposición de la plataforma en el sistema. Las capas añadidas progresivamente van extendiendo el código del protocolo, y la codificación de datos adicionales dentro de dichas transacciones y direcciones de Bitcoin. Las Metacoins más conocidas son Mastercoin, Counterparty y Colored Coins.

Por último, las Appcoins son un conjunto de activos representados por Tokens, basados en criptomonedas, pero con una aplicación que se va a desarrollar en un futuro. El Token representa para el usuario el poder acceder al uso de la aplicación mencionada, convirtiéndose en una herramienta que permite recaudar fondos para las personas involucradas en el desarrollo de la aplicación. Estas criptomonedas pueden o no compartir la Blockchain de Bitcoin.

El punto más importante con las Appcoins, y la razón por la que se han vuelto tan populares últimamente es que, los Tokens pueden verse como acciones de valor dentro de la aplicación desarrollada, y que de aumentar el uso de la misma en la red y por ende, su valor comercial, también aumentaría el valor del token. Es decir el usuario es una especie de accionista de la aplicación. Las Appcoins más conocidas son las derivadas de los Ether de Ethereum.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba